Una respuesta bien planificada demuestra el valor de la colaboración

Empresa de electricidad y BCD Travel mantuvieron a los equipos en marcha durante y después de un huracán.

Tener los socios y los planes adecuados permite atravesar una crisis. Esa obviedad de la industria de los viajes fue puesta a prueba cuando un proveedor de electricidad y gas natural de Texas respondió a un huracán y a las inundaciones posteriores que dejaron a Houston anegada.

Los empleados que trabajaban en la reconexión de la energía para los clientes de la empresa eléctrica eran ellos mismos víctimas de la tormenta. También lo eran los agentes locales de BCD Travel que ayudaron a que los viajeros de la empresa llegaran a sus destinos y se aseguraron de que tuvieran un hotel allí. Pero todos siguieron adelante, incluso cuando más de 50 pulgadas de lluvia inundaron la cuarta ciudad más grande de los Estados Unidos durante varios días en el verano de 2017. El huracán Harvey fue lo que los meteorólogos y las empresas de seguros dicen que es una inundación milenaria.

Gracias a la asistencia de viajes proporcionada por los tenaces agentes de BCD, la cuadrilla de la empresa eléctrica llevó a cabo la restauración de energía para 1.3 millones de clientes en solo unos pocos días. Lograron que los tan necesitados hospitales, plantas de tratamiento de agua potable y los servicios públicos se pusieran en marcha nuevamente.

“Con su apoyo, superamos una inundación sin precedentes”, escribió el presidente y director ejecutivo de la empresa eléctrica en una carta al CEO de BCD. “Nuestro plan de operativos de emergencia estuvo en marcha durante 14 días, y nuestra comunidad habría enfrentado un corte de energía mucho más largo si no fuera por el servicio rápido que nos prestó BCD Travel”.

Ese plan (que BCD y la empresa eléctrica actualizan y ensayan todos los años) hizo posible que los equipos siguieran trabajando, incluso después de una tormenta inimaginable. Sabían qué hacer y entendían las líneas de mando y la comunicación. Tenían claro qué información tenían que compartir y cuándo hacerlo.

“Fue la profundidad y la envergadura del plan lo que nos mantuvo unidos”, señaló Missy Ziemer, que era la gerente de cuentas globales de BCD para la empresa de servicio público cuando azotó la tormenta. “Debíamos estar completamente accesibles para las cuadrillas de la empresa, y ya habíamos pensado cómo hacer que eso sucediera, sin importar las circunstancias.

“Recurrimos a otros equipos de BCD. Contábamos con una gran cantidad de posible apoyo al que recurrir si los necesitábamos. Pero nuestros propios agentes locales de Houston y los alrededores preservaron y prestaron la mayor parte del servicio”, dijo.

Los agentes usaron su ingenio. Los que no tenían electricidad, recargaban los celulares en sus autos para poder seguir trabajando, recordó la líder de agentes, Sherma Bennett. Algunos que tuvieron que evacuar sus casas se dirigieron a terrenos más seguros para volver a conectarse.

“Logramos dar apoyo a las cuadrillas mientras nosotros también sobrevivimos el desastre”, dijo Ziemer. “Arriesgaban sus vidas para restaurar la infraestructura crítica. Esas cuadrillas llegaron antes que nadie, antes que la Cruz Roja, para restaurar la electricidad a fin de que todos los demás pudieran hacer sus trabajos”.

Las lluvias finalmente se detuvieron, pero el trabajo continuó. Unos 10 días después de que el huracán Harvey tocara tierra por última vez, el huracán Irma azotó Florida. Las cuadrillas que estaban todavía reconectando líneas en Texas empacaron sus cosas y se dirigieron al este a fin de cumplir con sus tareas de socorristas para ayudar a las demás empresas de servicio público a restaurar los servicios. Setenta y cinco miembros de cuadrillas en 40 camiones se desplegaron a sus destinos llegando hasta el sur de Florida. Los agentes de BCD se aseguraron de que las cuadrillas tuvieran un lugar donde quedarse, algo para comer y un lugar donde estacionar sus camiones a la ida y a la vuelta.

BCD y la empresa de servicio público aplicaron las experiencias del plan de operativos de emergencia de 2017 al plan de 2018 durante el reciente huracán Michael que azotó a EE. UU. el 10 de octubre.

“Nadie se imaginó una circunstancia en la que tendríamos 50 pulgadas de lluvia. Pero sucedió, y lo superamos porque estábamos preparados”, dijo Jodi Renz, vicepresidente de BCD que supervisa la colaboración de la gestora de viajes corporativos con la empresa de servicio público. “BCD Travel demostró que somos escalables, flexibles y capaces de dar respuesta, mucho más allá del alcance esperado”.

¿Su programa de viajes corporativos está preparado para una crisis? La Evaluación del programa de protección para viajeros de BCD Travel ayuda a calificar su grado de preparación y a hacer mejoras para proteger a sus viajeros y a su empresa.

Stay in the know,
even on the go

Never want to miss a thing? We'll get you the latest news, trends, insights and BCD news right in your inbox.